Conmocionada

Hoy estoy triste, conmocionada, en estado de shock. Desde que soy mamá me emociono profundamente con historias terribles como el accidente de avión de ayer.
Vivo en Llinars, el pueblo en el que los estudiantes han estado una semana haciendo intercambio. Hice de traductora de inglés a un profesor que quería comprar en una tienda.
Había visto a los chavales pasear por el pueblo. Destacaban mucho, chicas rubias con el pelo largo, muy guapas todas. Justo el día de antes vi a todos en grupo, paseando en frente de la guardería de M.
Toda esta situación me tiene muy impactada, el pueblo es pequeño y nos conocemos todos…
Impactada porque algún día mis hijas podrán hacer este intercambio y me llena de angustia pensar en el sufrimiento de estas familias que han perdido a sus hijos.
Hoy es un día triste, un día para olvidar.

Todo resuelto

En el post anterior hablaba de mi cabreo sobre el comedor de la guardería y para mi sorpresa han adaptado las meriendas a mi peque. He conseguido que no le proporcionen nada con azúcar, lo único que tengo que llevar a parte, y porque quiero yo, es un zumito los jueves.
Realmente es increíble que den de merendar tanta porquería y que los padres no se molesten en absoluto en comentar a la guarde. Me hace pensar que mucha gente pasa… pero yo no, creo que los buenos hábitos vienen de casa y si no aprenden a comer bien desde pequeñitos cuándo lo harán?
Para mi es un gustazo verla comer fruta, pescado, yogures naturales. A ver el curso que viene cuando comience P3.

Cabreada, muy cabreada

Hace cuestión de un par de meses o algo más que M se queda a comer en la guardería así puedo estar más tranquila con la pequeña E en casa.
Desde que se queda allí come peor y para mi sorpresa ha engordado 1,5kg de golpe. Lo de comer peor lo achaco a la llegada de la hermanita, o por una fase transitoria, cosa que me preocupa muy poco. Lo que sí me preocupa es ver que ha engordado bastante en poco tiempo. A una personita de 90cm un kilo y medio se nota y mucho. No quiero que se me interprete mal ya que muchas mamis estarían requetecontentas de que sus hijos engordaran. La cuestión es que ha engordado por comer “porquerías”. A ver si me explico…
Cada día para merendar tiene algún alimento azucarado, bien sean galletas, como lácteos (incluyendo natillas, danoninos, yogures azucarados), pan con nocilla, surtido de bollería (lacitos, ensaimadas, palmeritas) y los zumitos de fruta industrial. Estoy como veréis muy cabreada… y muchas me preguntarán porque… Bueno, la cuestión es que yo siempre he procurado que M comiera de todo, que probara un poco de todo a excepción de alimentos que no le aportan nada bueno, como podría ser algunos que he descrito arriba. No creo que sea necesario dar a una criatura de dos años unas natillas para merendar y si fomentar el consumo de fruta.
El cabreo viene cuando yo propongo a la guardería poner desde casa la merienda, intentado respetar lo que toca cada día con algo similar: si ese día toca lácteo con galletas le pongo un yogur natural con galletas más sanas. De entrada la educadora lo ha aceptado muy bien pero para mi sorpresa la directora no. Según ella lo ideal es que coma como los demás así no hay diferencias entre ellos y las meriendas. Yo puedo entender que si le pongo algo muy apetecible puede crear conflicto entre los niños, pero yo sólo hago un cambio de algo azucarado por uno natural… Y sinceramente no le veo ningún inconveniente. Además, si llevas a tu hijo por la tardea la guarderia, sin quedarse en el comedor puedes llevar la merienda, así que el argumento de la directora se cae por su propio peso.
Algunas pensaréis que estoy algo obsesionada, que puede que en parte lo esté pero el azúcar no es bueno si se consume más de lo necesario (que son 25gr diarios según la OMS, si no me equivoco). Y con esto no quiero decir que el azúcar engorde y esas cosas que escucho por la gente que comento el caso, el azúcar también provoca caries y excita a los niños.
A ver como queda el asunto en la guardería porque si no respetan mi decisión de sustituir el azúcar por algo más sano tendré que pensar en alternativas…

Diferencias en la lactancia

El post de hoy va dedicado a todas las mamis que han tenido alguna inseguridad en relación a su lactancia.
Llevo tres meses de LME con mi pequeña E. La verdad es que hemos pasado momentos muy difíciles, con dos mastitis, grietas horrorosas y dificultades que aún siguen con el agarre. Con mi otra hija fue todo un poco más fácil y más satisfactorio.
Hace dos años todos decían: “tú no tienes leche, tienes nata… Vaya leche más potente… Pero de donde has sacado esta leche condensada”. Los comentarios venían al ver que M podía llegar a engordar medio kg a la semana. Hace dos años me sentía súper feliz, incluso especial por tener una leche magnífica. Pues bien, ahora todo es diferente.
Con E la cosa no ha ido así. Ha podido engordar 300 gr en una ocasión, cuestión que no está nada mal pero en general no llega a los 100gr a la semana. De hecho, la semana pasada sólo 60gr y me temo que esta semana nada porque ha estado malita.
Con todo esto quiero dar ánimos a las mamis que tienen bebés que les cuesta engordar y que sientan que su leche no es tan buena … Si el bebé no engorda “adecuadamente” simplemente es porque no es tan glotón, no porque tengas poca leche o historias que se inventa la gente.
Ánimo a todas las mamis que dan el pecho, es lo mejor que podemos hacer por nuestros peques.

Mi vida con dos bebés

Hace mucho que no escribo y no por falta de ganas… Es por falta de tiempo.

Llevo dos meses y medio con dos bebés en casa y hay momentos en que la situación se desborda un montón.

M, la hermana mayor, es la que me lo pone difícil. E, mi bebita, es súper buena y me facilita muchísimo la vida. Realmente es entretenido tener hijos, no hay tiempo para aburrirse, pero hay momentos en que desearía poder un ratito sólo para mi, sin preocuparme de tener que dar la teta o cambiar pañales.
Os comento que la relación de la mayor con la peque es estupenda, tenía bastante miedo de los celos y realmente no han aparecido directamente a la hermana sino que el malestar lo paga con nosotros, llora más, está más mimosa.
M quiere estar todo el rato con la peque, la quiere coger, le hace participe de todo lo que hace (mira lo que hago, mira como salto), le dice cosas muy bonitas que me hacen caer las lagrimillas (que guapa estás, te quiero un montón).

La vida con dos peques es chula pero hace muuuuucha falta el apoyo del papá. Y si hay cerca abuelos, es recomendable aceptar la ayuda… Yo los tengo lejos y por eso cuento con una mami que me echa un cable un par de días a la semana.

¿Cómo lleváis las mamis de dos?

Bronquiolitis

Hace una semana la peque empezó a tener moquitos, tos y fiebre. M no tuvo un cuadro catarral hasta los 14 meses si no me engaño, justo cuando entró en la guarde. Pues bien, la petita con tan sólo 40 días ya estaba malita. Fuimos a urgencias el domingo por la tarde y nos dijeron que había una espera de cinco horas, locura total!!! Nos volvimos a casa ya que en ese momento no tenía fiebre, pero sobre las tres de la madrugada ya tenía 37.9. Llamé al 061, un servicio genial que hay en Cataluña que ante cualquier duda te pasan con un profesional sanitario, bien sea un enfermero o un médico. Total que me dijeron que por protocolo tenía que ir a urgencia ya que E es muy pequeña. Llegamos sobre las 3:30 y no había nadie, menos mal. Allí la auscultaron, le hicieron un lavado nasal con suero (a lo bestia, pensaba que me la iban a ahogar) y nos quedamos en observación unas horas además de intentar sacar una muestra de orina. No sé si sabéis pero es bastante complicado coger una muestra: le ponen una bolsita pegada a la vagina que se despega fácilmente, y que si hace caca se contamina la muestra. Le tuvieron que poner seis bolsitas, un show. Cuando llevábamos casi siete horas allí decidieron hacer una sonda porque era imposible sacar la muestra. Por suerte no tuvimos que esperar a los resultados y nos pudimos marchar a casa a “descansar”. Al cabo de dos horas llamamos y por suerte salió negativo para cualquier infección. El diagnóstico quedó en un catarro y que había que hacer un acompañamiento con el pediatra del ambulatorio cada día. El martes, al auscultara ya vieron el pecho cargadisimo y el diagnóstico fue bronquiolitis. Me dio una pena, tan chiquitina y ya tan malita. M no ha tenido nunca ninguna “itis”, lo más grave fue el virus boca-mano-pie, que duró relativamente poco. Empezamos con el ventolin cada seis horas. A los dos días, ya que en estas fechas hay muchas fiestas y el seguimiento es bastante irregular, le vieron el pechito peor así que le aumentaron la dosis. Afortunadamente no he visto el típico efecto secundario de excitación, E duerme igual que siempre, un montón!
Ayer volvimos a ir a urgencias porque lo que más me angustia es que vomita cada toma. Después del gran susto que tuvimos con el episodio aparentemente letal, cualquier episodio un poco aparatoso me hace sufrir mucho, y ver a la peque vomitar a lo exorcista después de un ataque de tos me pone fatal. En urgencias vieron que saturaba muy bien el oxígeno, la auscultaron y la vieron bien, tiene un cierto tiraje (dificultad para respirar) y no hay fiebre. Me recomendaron dar el pecho de forma fraccionada aunque yo sé que es difícil porque me pide cada tres horas y si la saco antes de tiempo para hacerle el eructo luego no vuelve a engancharse. No le han dado ninguna importancia al peso, pero ha perdido 30 gr en una semana.
Así que en estas estamos. No he podido disfrutarla con tranquilidad aún: atragantamiento con ingreso en la UCI, problemas con la lactancia con grietas, dos mastitis y 21 días de antibióticos y ahora la bronquiolitis. Tengo ganas de que se le pase pronto y que podamos estar tranquilas.

Problemas con la lactancia

Ayer E hizo un mes y M dos años!!! Madre mía, que rápido pasa el tiempo. Con E la lactancia está siendo muy dura, aunque con M el principio también lo fue pero luego disfrutamos de 14 meses de LM.
Desde el primer día con E la cosa no fue bien, ya sea el mal agarre o la postura equivocada pero me salieron unas grietas horrorosas. Tengo los pezones planos, y súper sensibles así que no es muy fácil en un inicio, pero esta vez la cosa ha sido súper difícil porque he pasado por dos mastitis en dos semanas. Llevo prácticamente 20 días de antibióticos y E sólo tiene 30 días!!!
He probado de todo, cambio de postura, antigrietum, purelan, copas para que respire el pezón, mi propia leche, tetas al aire todo el día… Creo que lo que ha hecho que la cosa vaya un poco mejor ha sido tener mucha paciencia y fe en que la cosa iba a mejorar a medida que E y yo nos fuéramos conociendo… Y así ha sido, ayer por fin se me cicatrizó la última grieta y ya no tengo tanto dolor. En el fondo creo que E hace un mal agarre ya que traga un montón de aire y poco a poco se le cierra la boca. Por suerte ya no me preocupa tanto el agarre porque sé que se alimenta bien y no me hace daño… Y en cuanto al aire que traga, pues o lo saca con un mega eructo o con pedetes.
Es curioso que las cosas hayan ido así ya que no hace tanto del destete de M, pensaba que no iba a tener problemas ahora y fijaros que complicado ha ido todo. Si hubiera sido así mi primera lactancia posiblemente hubiera dejado de darle el pecho pero como soy muy defensora de la LM he luchado con todas mis fuerzas para seguir adelante.
Si tenéis problemas con la lactancia es fundamental un buen asesoramiento de los grupos de lactancia.
En unos días volveré a empezar a donar leche, pero primero disfrutaré de las fiestas y de tener el papá en casa.
Felices fiestas!!!!