Viaje a Londres

Estamos en Londres durante cinco días ya que el papá de M ha tenido que venir por trabajo. Cada año por estas fechas me quedaba sola pero este año M y yo nos hemos apuntado.
El vuelo estuvo bien porque M se quedó dormida pero yo lo pasé muy mal ya que el piloto quiso mostrar sus dotes de aviador: no paraba de dar vueltas… Que mareo!!!
En el aeropuerto me quedé alucinada lo bien montado que tienen las salas para cambiar los pañales. Son salas separadas del lavabo, con cambiadores acolchonados y muy limpios.
Ya en el hotel, un hotelazo por cierto, nos ha tocado una habitación bien chula. Estamos alojados al lado del london eye por las que conozcáis la ciudad.
Esta mañana M y yo nos hemos ido de paseo y ahora estamos en la habitación ya que tenía sueño y yo aprovecho para descansar.
Cada vez más me doy cuenta que se puede llevar una vida de lo más normal con los hijos. Os animo a viajar con niños, no es nada del otro mundo 🙂

Anuncios

#tetadaPrimark

El post de hoy es para denunciar cualquier acto represivo hacia las madres que dan el pecho. Llevo ocho meses de lactancia y nunca he sentido que haya podido molestar a nadie por sacar la teta y alimentar a mi hija, por lo tanto no entiendo porque alguien se ofenda si ve a una madre dando el pecho a su bebé.
Espero que el acto de hoy consiga cambiar algunas mentes puritanas y que la lactancia pueda ser incorporada a la sociedad tal como es, un acto natural.
No podré estar físicamente en Primark pero me uno a todas las madres defensoras de la lactancia materna.

Cambios en la rutina

Hace bastantes meses que intento hacer una rutina para que M concilie el sueño ya que le cuesta mucho dormirse. La rutina nunca ha sido muy estricta y de hecho siempre me ha parecido que lo he montado de una forma bastante natural. Hacia las ocho y media de la tarde le daba un bañito relajante y luego le daba teta en un lugar oscuro y tranquilo. Curiosamente le costaba una eternidad dormirse, se pegaba más de una hora tomando teta y al mínimo ruido se despertaba.
Pues bien, después de estas tres semanas de caos absoluto con los horarios (teníamos 6h de diferencia con España), no hacia ningún tipo de esquema con los horarios y resulta que se quedaba frita sobre las nueve, sin previo baño, con luz solar y con ruido de la tele o de las conversaciones con el papá de M.
Con todo esto me he dado cuenta que mi bebé no necesita unos horarios tan estrictos ni tanto silencio para dormirse. La cosa es darle lo que necesita sin tantos cuidados con el entorno.
Por cierto, hoy mi amorcito cumple ocho meses!!! Alucino lo rápido que pasa el tiempo!!!

De vuelta a casa y con fiebre

Llegamos ayer por la tarde después de haber hecho un gran viaje por Canadá. El país chulísimo, y los parques naturales impresionantes. M se lo ha pasado teta, y por increíble que parezca cogió el horario de sueño antes que nosotros.

El vuelo, tanto de día a la ida como la vuelta de noche estupendos. El único inconveniente es que ha vuelto con fiebre, seguramente por algún virus que había en el avión.

Os comento un par de cosas que creo que son interesantes si llegáis a volar:

En el despegue y en el aterrizaje hay que darles algo para que puedan destapar los oídos por la presión. Yo le dí pecho todo el rato y me fue de coña. Se les puede dar biberón, chupete o ponerles el dedo para que succionen.

Si haces un vuelo largo te ofrecen una cuna. A nosotros no nos valió de nada porque se quedó frita en mis brazos y porque sé que no aceptaría muy fácilmente estar allí, pero si vuestros bebés lo aceptan va genial.

Otro dato curioso es que te permiten pasar líquidos de más de 100ml en el equipaje de mano si se trata de medicamentos o papillas para el bebé. Yo llevé paracetamol e ibuprofeno y la verdad es que me fue bien porque le empezó a subir la fiebre al principio del viaje y por suerte le pudimos dar sin problemas el paracetamol.

 

Qué tal os van las vacaciones???

Vacaciones lejos de casa

Hace cuatro días que hemos cruzado el charco y a pesar de mi miedo por el desfase horario y las nueve horas de vuelo todo va como la seda.
El vuelo salió con casi dos horas de retraso, pero como la porteaba no hubo problema. El despegue fue el único momento crítico con M porque empezó a llorar, seguramente por la presión en los oídos. La enchufé a la teta y santo remedio. El resto del viaje el papá y yo nos íbamos turnando con la manduca y la verdad es que fue bastante más sencillo de lo que me imaginaba. Al llegar al destino todos nos felicitaban por lo tranquila que estuvo el viaje entero. La verdad es que me sorprendió lo tranqui que estuvo.
En cuanto al desfase horario o jet lag, M lo ha cogido más rápido que nosotros. Tenemos 6h de diferencia y de momento mantiene sus horarios de sueño normales, por increíble que parezca… Ahora eso si, no hay potito que le agrade así que estamos a base de teta a demanda con 7m y medio.

Bueno, ya os iré contando nuestra aventura por las Américas.

¡¡Felices vacaciones!!